Qué es la Colorimetría y cómo aplicarla a la Moda

colorimetria

El registro de colores y tonalidades es un fenómeno visual sorprendente y maravilloso que permite construir diferentes escenarios, ambientes y combinaciones. Para conocer qué es la colorimetría y cómo aplicarla lo primero a saber es que se trata de una ciencia que aborda el estudio de los colores.

En ese sentido, puntualmente busca conocer y teorizar en torno a las medidas de los colores y la construcción de armonía entre los mismos. Por lo tanto, contar con nociones básicas te puede favorecer al momento de elegir colores para tus vestimentas y vestuarios.

Las áreas más conocidas que pueden identificarse en la colorimetría son las que trabajan el cabello y los asuntos referidos a la moda y sus prendas. A su vez, hay una articulación y relación entre ambas. De esta manera, los rasgos del cabello y la piel de las personas pueden complementarse con la colorimetría de sus prendas. Por lo tanto desarrollaremos en el artículo qué es la colorimetría y cómo aplicarla.

Cómo aplicar la colorimetría en la moda

En lo que respecta a la armonía de los colores, existe una división que propone cálidas y frías. A su vez, ambas se amplían de acuerdo a las cuatro estaciones del año. Los momentos más conocidos como transición corresponden al otoño y la primavera y son armonías cálidas. Y las frías se tratan del invierno y el verano.

Las grandes marcas y proyectos de moda como Shein y Mango tienen presente estos análisis en sus prendas y accesorios.

Para saber cómo aplicar la colorimetría es importante reconocerse en la armonía fría o cálida. Un primer paso es analizar el color de ojos que tenemos, nuestro color de pelo y el tono de la piel. En cuanto a la piel, la referencia principal es el rostro ya que allí es donde los colores generan mayor efecto.

Dentro de los ojos cálidos están los colores marrones, ámbar, miel, avellana, pardos y verde oliva. Mientras que en los ojos fríos el marrón oscuro, negros, verdes, azules grisáceos, negro intenso y violeta.

En cuanto a los cabellos cálidos están los siguientes colores:

  • Castaños claros
  • Pelirrojo
  • Caoba
  • Rubio oscuro
  • Rubio dorado

Mientras que los fríos corresponden a:

  • Rubios muy claros
  • Rubio platino
  • Chocolate intenso
  • Rubio ceniza
  • Negro
  • Canoso  
  • Blanco

Por el lado de las pieles, las cálidas son:

  • Morenas
  • Beige
  • Cetrina
  • Dorada
  • Trigueña

Las frías están integradas por:

  • Claras
  • Marfil
  • Rosada
  • Azulada

Para dar una mayor organización y comprensión de qué es la colorimetría y cómo aplicarla se asignan una serie de puntos a cada categoría. El punto 1 son los ojos, el punto 2 el cabello y el punto 3 la piel.

Cómo calcular los valores de colorimetría

Para analizar una situación si una persona tiene ojos verdes (fría), pelo rubio (cálida) y piel morena (cálida) el resulto es 5 cálidos. Por lo tanto, la cifra está compuesta con 3 puntos por la piel y 2 por el pelo. A su vez, se suma 1 punto frío por el color de los ojos. Hay mayor presencia cálida. Si la cuenta otorga una igualdad de valores se presenta armonía neutra y esto significa que quedaría bien utilizar todos los colores posibles.

Luego de reconocer la armonía, es necesario trabajar la estación. Para eso, los parámetros que prevalecen son piel y cabello. El análisis y la clasificación se desarrollan de la siguiente manera:

  • Piel fría y cabello claro: verano.
  • Piel fría y cabello oscuro: invierno.
  • Piel cálida y cabello claro: primavera.
  • Piel cálida y cabello oscuro: otoño.

Cómo analizar las pieles oscuras

En el caso de las pieles oscuras también es posible evaluar los parámetros a partir de dos grupos según los tonos de piel. En ese sentido, si son más claras se identifican con la palabra nuez y si son más oscura con ébano. Mientras que en nuez (cálidas) entran rojizo y amarillento, en el ébano (fríos) están grisáceo o azulado. En las pieles oscuras también se conservan las estaciones como parámetro de referencia:

  • Tono nuez y piel fría: verano.
  • Tono ébano y piel fría: invierno.
  • Tono nuez y piel cálida: primavera.
  • Tono ébano y piel cálida: otoño.

Qué tener en cuenta para elegir los colores

Luego de entender las categorías y estaciones, se debe tener en cuenta el círculo cromático para elegir los colores más favorables y recomendables. Además, de acuerdo a las estaciones, se mencionan las siguientes propuestas:

  • Primavera: melocotón, verde pistacho y colores pasteles.
  • Verano: celeste y ciruela.
  • Otoño: naranja y verde kaki.
  • Invierno: azulón, cobalto y fucsia.

En conclusión, la información brindada y sus categorías proponen tener mayores conocimientos acerca de qué es la colorimetría y cómo aplicarla. A su vez, debes tener presente analizar los momentos y circunstancias según el tipo de evento y tu vestuario. Además, es clave que tus decisiones puedan expresar tus deseos y gustos para vestir atuendos originales y cómodos.

Publicada el
Categorizado como Blog

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.