Como organizar un Showroom de Moda

showroom moda

El showroom es el espacio físico donde mostramos y promovemos nuestras prendas. Se ha vuelto muy común por parte de emprendedores y marcas de ropa que recién comienzan, establecer un showroom en la propia casa. Es una forma de ampliar la generación de ingresos y mostrar el contenido de nuestra empresa, pero reduciendo los gastos que implicaría alquilar un local en pleno centro. En este post veremos algunos consejos para poder organizar un showroom en tu propia casa.

El showroom es un canal de ventas

Es muy importante tener una mentalidad clara acerca de la función del showroom. Es un canal de ventas, y por lo tanto tenemos que trabajar sobre él de manera profesional. En muchos casos, la idea del showroom comienza a tomar forma cuando vendemos principalmente en línea y nos empiezan a hacer muchas preguntas sobre nuestros productos. Entonces pensamos en una forma de mostrar y acercar nuestros productos a potenciales clientes de una manera diferente.

Antes de crear un showroom debes planificar cuidadosamente cómo organizarlo. De esta manera el público llegará y podrás sacarle provecho. De lo contrario, puede que tengas una estupenda idea y mercadería de buena calidad, pero sin el marketing adecuado los clientes nunca llegarán.

Análisis de mercado y base del negocio

Empieza analizando el tipo de cliente que tienes, sus gustos y tendencias de compra. Existen clientes que aunque tengas el showroom más atractivo del mundo, no irán. Ya sea porque no les gusta salir, o porque prefieren la comodidad de comprar a distancia y no interactuar físicamente con el vendedor. 

Por otra parte, busca que tu marca y los productos que ofrece tengan una cuota de personalidad que los diferencie. Al hacerlo, estarás ganando un cliente fiel y podrás pensar la mejor manera de promocionar tus productos y así darle un toque diferente a tu showroom. Tiene que ser un espacio donde tus productos se luzcan.

Requisitos legales

Para tener un showroom, dependiendo del país donde te encuentres, habrá ciertas limitaciones, restricciones y obligaciones legales a cumplir. Hay cuestiones impositivas a tener en cuenta, permisos a solicitar a las autoridades e incluso si estás alquilando un piso, puede que tengas que asegurarte que el contrato te habilita a hacer actividades profesionales o de comercio en dicho piso.

Ambientación 

Una vez resuelto el tema legal e impositivo, tenemos que pensar en la ambientación. Se trata de conseguir la mejor decoración e identidad para nuestro showroom, que a su vez sirva para potenciar la imagen de las prendas y accesorios que vendemos. Crear una marca implica tener clara la idea de personalidad de nuestros productos y del cliente al que apuntamos. Entonces, busca muebles, iluminación y detalles decorativos que hagan a los potenciales clientes que están viviendo el producto. 

Si vas a vender ropa deportiva, no le des un toque solemne de sastrería clásica a su showroom. Busca, sobre todo, mantener la identidad y personalidad de tus productos en el espacio físico donde lo venderás.

Administración y formas de pago

Otro apartado importante a considerar en el showroom es el de brindarle alternativas de pago al cliente. Dependiendo las modalidades habilitadas, tendrás que tener una administración con mayores cuidados, para seguir en todo momento la trazabilidad del dinero que se intercambia en las transacciones. Pagos en cuotas, pagos en efectivo, dinero digital. Tu showroom puede aprovechar las distintas alternativas vigentes hoy en día y aprovechar la existencia de pagos en efectivo o digitales para que los potenciales clientes tengan mayores motivos para acercarse a comprar.

Comunicación en las redes

Para que tu showroom tenga éxito es muy importante que tengas una buena campaña de publicidad y comunicación a través de redes sociales y otras herramientas de la web. Compartir imágenes de tus productos, promocionar la identidad del espacio del showroom, contestar e interactuar con tus clientes y seguidores en las redes y crear campañas y promociones son aspectos básicos para aprovechar al máximo esta estrategia de venta.

Recuerda que el showroom es una extensión de tu marca a través de un espacio físico donde continuar con la publicidad y el marketing, así como brindar a los clientes la posibilidad de probar los productos antes de comprarlos. Son espacios donde seguir generando la identidad de tu marca.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.